¡Hola, Calcines!

Les damos la bienvenida a este, nuestro weblog. Esta es nuestra primera entrada y como era de esperar, el tema a tratar es nuestro apellido.

Calcines es un apellido inusual. En nuestro país, España, se calcula que no llegan a mil personas y su distribución nos habla de casi 400 ciudadanos con apellido Calcines y residentes en la provincia de Las Palmas, y alrededor de 250 en la de Santa Cruz de Tenerife. Así mismo, se nos indica que en la totalidad de la Península Ibérica no se alcanza el centenar y que las pocas decenas de Calcines existentes, se localizan en el centro de la Península.

Asimismo, se sabe de la existencia de varios Calcines en América, especialmente en el sur del continente. Sin embargo, el origen y la historia de este apellido es un “misterio”.

Según un artículo publicado en la sección Gente, de el periódico El Día de la provincia de Tenerife -www.eldia.es- El origen de nuestro apellido se pierde en el tiempo. El artículo firmado por el periodista J.R.P., dice así: “Existe un apellido Calcina, asturiano, cuyas armas son distintas al que comentamos. El linaje Calcines existía ya en Canarias, en 1630, según la partida de casamiento del capitán Simón González Calcines, con doña Catalina de Valderrama y Tapia, que figura en el Libro I fol. 12, celebrado en Gáldar, el 30 de septiembre de dicho año. La familia de este apellido se deriva de un conquistador de Lanzarote, llamado Simón Rodríguez Sánchez que casó con Catalina González Calderón y tuvieron a Benito y Juana Sánchez. Benito Sánchez casó con Ana Roguez. y tuvieron por hijo, entre otros, a Domingo Ramos Calcines, ministro de la Inquisición de estas Islas y casó con María de Vera, de cuyo enlace nació Esteban Ramos Calcines.”

Así mismo, se hace referencia a la existencia de un Escudo de Armas consistente en una pala de zapador de plata en campo de azur.

Ahora bien, ¿cómo llegaron realmente los Calcines a Canarias?. Según este artículo de el diario El Día de Tenerife, somos descendiente de un conquistador de Lanzarote. ¿Un normando por tanto, o era un castellano a las órdenes de los normandos?. En repetidas ocasiones he oído decir que nuestro apellido procede de Valladolid, otras veces alguien atribuyó su origen a otras regiones del centro de España. Sin embargo y según revelan las cifras, el porcentaje resultante de comparar el número de Calcines existentes en la península con los residentes en las islas, es de 9 a 1 a favor de Canarias. Por ello, permítanme poner en duda, que el centro de la Península Ibérica sea el lugar de origen de nuestro apellido.

Si tenemos en cuenta que ya desde 1630 existían Calcines en las Canarias, y atendiendo a la fonética y morfología de la palabra, yo me inclino más por dos posibles hipótesis en lo referente al origen de este apellido. Como primera posibilidad, en mi opinión Calcines pudo llegar a Canarias a bordo de un navío de los muchos que se dedicaban a la exportación de orchilla a los mercados florentinos en el siglo XVI, por tanto su origen debe ser ese, florentino, genovés o normando, como el propio Jean de Bethencourt. Como segunda hipótesis, decir que cabe la posibilidad de que su origen sea amazight (raza africana de la que se supone provienen los guanches), motivo que explicaría porque es en las islas, el lugar donde se concentran un mayor numero de personas apellidadas Calcines.

Añadir tb. que en la lengua anglosajona, Calcines se escribe igual, pero se pronuncia “calzays” (Third-person singular simple present indicative form of calcines) y que no hace referencia a nombre o apellido, sino a la acción de calcinar, algo que guarda estrecha relación con el escudo de armas atribuido a nuestro apellido y en el que se muestra una pala de zapador. Debemos por tanto, tener tb. en cuenta que Calcines tal y como pasa con gran número de apellidos, podría ser el resultante de la adaptación de la denominación de esta antigua profesión.

¿Qúe opinión tienes al respecto?, ¿crees que Calcines es de origen guanche-amazight, español, normando,…?

Un saludo y bienvenido a tu weblog.